P&P arquitectos

Reforma y Diseño interior de cocina

10 de Marzo de 2014  |  10:15

 

 

Hoy queremos compartir con vosotros la ilusión con la que afrontamos un proyecto que llevó a cabo nuestro estudio hace poco más de 2 meses; una reforma completa de cocina y una reforma parcial del salón-comedor. Desde el primer momento quisimos ser muy exigentes con el nuevo espacio que íbamos a crear para la cocina.

 

Nos encontramos con un espacio alargado y estrecho, con muy poca luz, y que por su distribución te sentías algo estrangulado. Ante esto, decidimos tomar 3 decisiones básicas, con la intención de solucionar lo que creíamos que eran los principales problemas de ese espacio.

 

- AUMENTAR EL PASO DE LUZ NATURAL

 

Era algo indispensable. En el anterior espacio la luz natural era mínima, ya que la cocina no vuelca directamente al exterior, por lo que la luz llega muy atenuada.

La solución que adoptamos es variar el tamaño del hueco de ventana y la tipología de esta. Desaparece la carpintería en la esquina, dejando una unión directa de los vidrios, y la altura del hueco aumenta llegando hasta el techo.

 

 

- SENSACIÓN DE MAYOR AMPLITUD

 

Necesitábamos que cuando alguien estuviese cocinando en esta cocina de aspecto alargado, tuviese una mayor sensación de espacio amplio. Una de las condiciones del proyecto era mantener la cocina exenta, por lo que no podíamos crear un “open concept”.

Finalmente adoptamos la idea de crear un gran hueco de suelo a techo, eliminando la puerta que anteriormente había y manteniendo su independencia.

 

- REDISTRIBUIR EL ESPACIO

 

La distribución existente no era la más adecuada. No se estaba aprovechando el espacio al máximo, y decidimos variar esa distribución. En la nueva cocina la bancada tiene forma en “L”, aprovechando esa zona antes inútil, y despejando el resto del espacio para crear una mayor amplitud y una cocina más espaciosa y clara.

 

 

 

Cuando accedemos a la nueva cocina nos encontramos con un espacio amplio y luminoso, en el que destaca el blanco y su contraste con el granito oscuro. Optamos por una iluminación con downlights LED, para disminuir el consumo eléctrico. Otra inversión en calidad y ahorro de energía, la realizamos en la placa de inducción. Las paredes se tratan con un gres porcelánico de color blanco, con unas dimensiones que remarcan la horizontalidad del espacio.

 

En el banco de cocina optamos por emplear granito, en concreto la gama verde oliva, debido a las buenas propiedades que presenta este material frente al calor, abrasión, ralladura, manchas…. proporcionando una mayor durabilidad frente a otros materiales como el mármol, el cuarzo(Silestone/Compaq) o la madera.

La continuidad de ambos espacios (cocina y salón-comedor), se ve reflejada por el solado empleado. Utilizamos una baldosa de gres porcelánico de grandes dimensiones (60x60).

 

 

 

En esta obra se cuidaron todos los aspectos, no sólo desde el punto de vista del diseño y su decoración, sino que también se cuidaron especialmente todas sus instalaciones. Sin duda el corazón de toda vivienda es su cocina, y en ella se emplearon materiales de primera calidad.

 

 

 

Ver reportaje fotográfico completo

 

 

Ubicación:  Grao de Moncofa, Castellón

Año: 2014

Constructora: Peirats S.L.

Fotografías:  Irene Navarrete

 

 

Si os ha gustado el post y se os ocurre que a alguien más le puede interesar, por favor compartidlo. Nuestra mayor motivación son vuestras visitas y comentarios. Así que os esperamos el próximo Lunes, pero si durante la semana os apetece seguir compartiendo ideas, os esperamos en Facebook y Twitter. 

 

 

 

 

          

 

 


Por P&P arquitectos  |  Marzo, 2014  |  BlogFacebookTwitterLinkedin


 

VolverContinuar