P&P arquitectos

Pros y Contras de las casas modulares

26 de Mayo de 2014  |  10:50

 

Vivienda A-cero TECH

 

En los últimos años las casas modulares han evolucionado hacia modelos más eficientes, habitables y de diseño. Con el auge de este tipo de casas, aprovechamos para hacer un pequeño análisis sobre los pros y los contras que tienen respecto a las viviendas convencionales.

 

 

A favor

 

 

Tiempo: La principal ventaja de las casas modulares sobre las clásicas viviendas construidas in situ, es el poco tiempo que requieren para habitarlas desde el momento en que se encarga el proyecto. Esto es debido a que son casas ya fabricadas y lo único que ha de hacerse es transportarlas hasta el lugar que se desee y asentarlas sobre una pequeña cimentación realizada acorde a las dimensiones de la casa.

 

 

Construcción: Su facilidad de construcción es debido a que se edifican a partir de la colocación de módulos prefabricados que se unen según las características de la vivienda, con lo que el proceso es mucho más sencillo que para la construcción de las clásicas casas.

Además, sus materiales, técnicas de elaboración y controles también han avanzado mucho, de ahí que podamos hablar de viviendas eficientes y sostenibles ya sean de madera, metal, acero…

 

 

 

 

Sostenibilidad: Son menos perjudiciales para el medio ambiente. Aunque existen diferentes opiniones al respecto, la mayoría están convencidas de que las viviendas modulares son más ecológicas que las casas tradicionales.

Una vez montadas estas casas, son más eficientes energéticamente que las construidas de forma tradicional. Además, la mayoría de los materiales que se utilizan son reciclables o reutilizables.

 

Por otro lado, no debemos olvidar que la construcción de una vivienda modular o prefabricada se trata de un proceso industrial, que consume grandes cantidades de energía. Es por esto que existen diferentes teorías sobre la sostenibilidad o no de estas viviendas.

 

 

 

En contra

 

 

Poca flexibilidad: Al optar por este tipo de vivienda, debemos tener bien claras nuestras necesidades y preferencias futuras, ya que al estar hechas con sistemas constructivos industrializados, si necesitamos cambios, redistribuciones o  hacer ampliaciones supone un problema, ya que son materiales que no podemos romper i darles una continuidad como por ejemplo a una pared de ladrillo.

Además si tenemos que realizar cualquier tipo de reparación (electricidad, fontanería, particiones, carpintería…) tenemos el mismo problema ya que repararlo supondrá un sobrecoste debido a que son materiales que tienen una estructura y colocación que no favorecen su reparación.

 

 

Precio: A pesar de que a simple vista el precio puede parecer una ventaja de este tipo de casas; terminan resultando mucho más caras de lo que parece en un principio.

Al precio de la vivienda habría que añadirle como mínimo, el precio del terreno donde la queramos ubicar, el costo de las instalaciones generales de agua, luz, saneamiento, climatización y telecomunicaciones; además de tener que realizar una cimentación superficial. La accesibilidad a la vivienda es otro gasto que deberemos tener en cuenta, así como los trabajos de jardinería, la construcción del vallado perimetral y la puerta de acceso principal a la parcela. Todo esto sin contar que se quiera tener un garaje o una piscina.

 

Por último suponiendo que el IVA y el transporte de la casa están incluidos, faltarían por pagar licencias y permisos, dependiendo del lugar donde se ubique.

Con lo que a fin de cuentas la casa nos sale por un precio similar, incluso superior al de una casa convencional de las mismas características y tamaño.

 

 

*Vivienda A-cero TECH

 

 

Diseño: Este tipo de casas tienen el inconveniente de que tenemos que elegir un modelo existente, fabricado en serie y sin tener en cuenta las necesidades personales; y por tanto somos nosotros los que nos tenemos que adaptar a la casa.

Por el contrario las casas convencionales se ajustan a nuestras necesidades ya que son diseñadas a partir de nuestros gustos y características personales y familiares. En pocas palabras, es como si un sastre te hace un traje a medida o te lo compras de una tienda; nunca pueden quedar iguales.

 

 

En conclusión y según lo analizado una vivienda modular puede ser una buena opción para una segunda residencia situada en lugares no urbanizados como el campo o la montaña; en ningún caso como una residencia habitual.

 

 

 

Si os ha gustado el post y se os ocurre que a alguien más le puede interesar, por favor compartidlo. Nuestra mayor motivación son vuestras visitas y comentarios. Así que os esperamos el próximo Lunes, pero si durante la semana os apetece seguir compartiendo ideas, os esperamos en Facebook y Twitter. 

 

 

          

 

 


Por P&P arquitectos  |  Mayo, 2014  |  BlogFacebookTwitterLinkedin


 

VolverContinuar